jueves, 31 de mayo de 2012

Sigo aquí

"Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé!. Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos, la resaca de todo lo sufrido se empozara en el alma...". ¡Yo no sé!. César Vallejo.

Sigo aquí: esta mañana no las tenía todas conmigo pero sigo aquí. Uno no debe alterarse ante circunstancias, problemas o lo que sea que no puede evitar. Sigo aquí, y lo que escribí esta mañana lo podía haber escrito otro día. Pero es igual, solo quiero decir que sigo aquí más o menos. Y que seguiré investigando el día a cada instante y contemplando las situaciones cambiantes de una cotidianidad que espanta, consecuencia de una economía convulsa y autoritaria que dice con la música de fondo anacrónica que acompaña las grandes decisiones en un país sin atisbos de ser un país vencedor. Nadie puede pedir calma asegurando que las cosas vayan a ir mejor a corto plazo, sin embargo, estoy en condiciones de afirmar que mañana amanecerá otro día. Y que será mejor, según me cuentan.

Mis bienes y mi última voluntad

Se acaba mayo. El mes de las flores a María este año no estuvo a su altura, a lo que esperaba de él. Entonces, y por si junio viene parecido, y julio, y agosto, y... Mejor dejo las cosas claras y por escrito.

Cuando escribo no me atormenta la idea de mentir. Y sé que el que escribe no debe tener miedo de llevar al papel sentimientos donde destacar elementos tal vez vistos solo por sus ojos pero que jura ser la realidad. Hoy, 31 de mayo de 2012, quiero hacer mi declaración jurada de bienes y adelantar mi última voluntad. Para empezar, debo decir que tengo madreñes, coche y una bicicleta tan destartalada como yo. También una casa. Que nadie crea que soy rico por estos bienes, a los que añado muebles y otros enseres, además de libros, un equipo de música y un ordenador que me ordena. Lo cierto es que soy rico por lo siguiente:

-Por la inmensa suerte que tuve al conocer a Carmen, la que hoy sigue siendo mi esposa y me regaló dos hijas a las que adoro: Patricia y Kristel.
-Por la lealtad de mi mascota, mi confidente amiga, que por más de una vida no ha dejado ni un instante de mover su cola en señal de alegría por mi presencia.
-Por los amigos que comparten conmigo café y "truc" los domingos; también alegrías, tristezas, utopías y sobre todo, porque me quieren a pesar de conocerme.
-Porque duermo sin dolor de conciencia y mis insomnios solo son provocados por alegrías y no por miserias.
-Porque disfruto la compañía de mi amigo Eugenio, sus sabios consejos que me niego a sacrificar por nada.
-Porque en mi pedacito de cielo, donde todo comenzó, controlo mis ambiciones y soy incapaz de acometer de manera consciente acción alguna que pueda manchar el apellido que llevan mis hijas, el mismo que yo heredé de mis padres.
-Porque me gusta la vida de este pueblo, sus gentes, su cultura, su intolerancia a veces; porque será para mí un gran honor participar y estar en primera línea cuando decida su propio futuro.
-Porque cuando escribo me siento libre.

Después de tanta riqueza, ¿a qué más debo aspirar que no sea salud y fuerza para combatir el día? ¿Para qué bienes materiales si tengo paz de espíritu? En mi declaración jurada de bienes también quiero citar a quienes me advirtieron que al no ser de aquí no comprendería a su gente al no tener referentes para aquilatar el valor de su sensibilidad. Es cierto, no soy de aquí, soy asturiano y orgulloso de serlo, pero nada más lejos de la realidad, porque del saludo que recibo cada día de mis vecinos conozco su verdad. Así que, quien posea como yo activos de tan incalculable valor como una familia que le ama, amigos que le quieren y vecinos que le aprecian, puede ufanarse de tener una fortuna mayor que todos los activos del Banco Mundial.

He aquí las razones por las cuales proclamo que soy millonario en afectos, que soy feliz, que lo sé, y que mi última voluntad es morir donde todo comenzó, en mi pedacito de cielo, cuando llegue el día. O cuando a la María, en un descuido de eterna enamorada, se le olvide que vivo pendiendo de un hilo y me suelte, que también puedo irme sin haberme ido.

Para finalizar esta declaración jurada de bienes, le queda como anillo al dedo el poeta Pablo Neruda: "Confieso que he vivido". No tengo más que decir.

miércoles, 30 de mayo de 2012

Gira de verano

"Whisky DYC le trae a Melendi en concierto". Cadena Dial.

Una vecindad de dudoso honor

"Tú careces de lo que otros tienen, y éstos están faltos de lo que tú posees; de esta imperfección surge la sociedad". Christian F. Gellert.

¿Habrá alguna manera de explicar a una vecindad de dudoso honor que la política no puede influir en la cotidianidad de manera vital. Que la política no valida el irrespeto?

Con la que está cayendo, solidaridad (in sólidum), no hay más.

Somos vecinos, y lo somos todos los días de la semana. Antes, esta cercanía solo se distanciaba los fines de semana con el fúrtbol, pero llevamos un tiempo de crisis en mi pueblo que las distancias las marca la política. Lagarteranas de estampado rosa y gaviota. Amores de izquierdas y derechas frustrados. Aquí no hay inocentes. Pueblo fallido en su vecindad.

Tan convencidos están unos de las bondades de los suyos y las miserias de los otros que no hay razones más poderosas. Si fueran más dados a la libertad de expresión, si no se irrespetaran... La intransigencia que se atrinchera en teorías dialécticas que echan en cara reminiscencias del pasado. Embestir de manera bravucona las opiniones de cada cual en asuntos políticos es irrespeto y socava la convivencia.
   
Los de izquierdas y derechas se llevan mal en mi pueblo. Desde la acera de en frente se ven las cosas de otra manera. Es gente buena, trabajadora, es gente familiar... no se entiende. La política no reparte riqueza sino pobreza. Distraídos de nuestras obligaciones ciudadanas no vamos a ninguna parte. Más paro, más recortes, más incertidumbres, más distancias. Qué de las utopías y los sueños. Qué de luchar por una sociedad civil que no sea vilipendiada, vapuleada y violada en su honor. Porque no hubo tiempos mejores sino viejos amores.

(Llevo años alejado del pragmatismo de algunos. A veces me gustaría abrazarlos de nuevo, pero no lo haré mientras no nos abrace la solidaridad a todos).

martes, 29 de mayo de 2012

Tengo miedo

Tengo la impresión que aunque diga que lo que voy a contar es verdadero nadie me creerá. Antes tenía una amiga que siempre defendía mi credibilidad, pero la perdí. Entonces, ¿cómo puedo decir que lo que voy a escribir es verdadero sin ningún género de dudas? Si digo que es verdad es verdad, y eso debiera bastar para que me creyeran. No negaré que no es lo mismo la palabra escrita que la dicha mirando a los ojos. A mis hijas siempre les digo que miren a los ojos a quien les diga que las quiere. Que lo ojos, sean o no el espejo del alma, nunca mienten. En fin, lo que voy a contar es verdadero. A quien lo lea corresponde reconocer su verdad.

Si por casualidad fuera coincidió, que no eché mano de mis amistades (médicos y enfermeras y viceversa), que hice de tanto patear hospitales, de tanta consulta médica y visitar enfermos. A los viejos nos conocen los guardias de seguridad de los hospitales por el nombre y nuestros motivos.

El caso es que llevo unos días de aquella manera: dolor de cabeza de aquella manera; zumbidos en los oídos de aquella manera, y cansancio extremo. Así llevo unos días. Mi esposa, que en esto salió a su madre, "omnisciente", me explicó con buenas palabras que tenía que ir a urgencias... Pero, aunque tengo papeles, no me atrevo porque tengo miedo. Aguanté hasta ayer... "Ya te lo decía yo, pero nunca me haces caso" (mi esposa con la cara de los entierros).

Llegamos a urgencias y en la ventanilla de admisiones me pidieron el SIP (la tarjeta sanitaria), me tomaron los datos y me mandaron esperar, que ya me llamarían. Mientras esperaba, llegó una madre con su hija pequeña que había resbalado en la piscina y tenía el tobillo dolorido. La madre y su hija venían vestidas con ropa de piscina y no llevaban el SIP (creyeron que iban a urgencias y no al cine que sin entrada no te dejan pasar). Pero eso no es malo, lo malo sino peor es que eran madrileñas y con el nuevo decreto ley de Rajoy no es lo mismo una madrileña en Madrid que en Valencia. Así las cosas. Entonces, tenían que esperar a que alguien ¿? le dijera a la señora de admisiones si las dejaba pasar, las mandaba de vuelta a la piscina o les pedía un aval bancario. Por la María que sucedió como lo cuento. Y la niña sufriendo un decreto ley en el tobillo que nadie explica ni se entiende.

En esto me llamaron y me atendieron de lo más bien. Primero una enfermera y luego un medico. Nada serio: unos analgésicos, unos antibióticos y una semana en cama de sábanas blancas. Cuando salí ya no estaba la madre con su hija. Así que no sé en qué paró la cosa. Y a la señora de admisiones no le pregunte porque tengo miedo.

Después fui a la farmacia y no me cobraron los medicamentos. Me dijeron que hoy (por ayer) no.

Hasta ahora entendía poner a prueba la capacidad de empatía, de entender y perdonar a nuestra colindancia. De amarnos los unos a los otros sin importar credo ni religión. Entendía poner a prueba la resistencia humana en cualquier circunstancia. Pero las cosas han cambiado en este país franquicia de Rajoy. Podrás ser reconocido por tus obras, por tu altruismo, por tu bondad, por tu honestidad. Podrás destacar por tus conocimientos, por tu excelencia. Podrás rezar y cantar alabanzas al Señor. Pero si no puedes demostrar con papeles que eres valenciano en Valencia, madrileño en Madrid, etcétera. Si no puedes demostrar con papeles que eres ciudadano del mundo en España, si hablamos de sanidad, te tienes que morir. De ahí la gravedad de la cosa. De ahí nuestra miseria humana. Y sí, tengo miedo.

lunes, 28 de mayo de 2012

Paráfrasis de una relación

"Nadie rebaje a queja o reproche la tremenda sabiduría de aquél que con magnifica ironía me dio a la vez los libros y la noche. Fue sin querer, es caprichoso el azar". Juan Manuel Borges.
         
Como ocurre en la primera etapa del desamor, la paráfrasis que ayer mantuve con una amiga descubre el absurdo de una relación. Además del sentido de las palabras cuando se dicen sinsentido. Como si fuéramos niños, ella decía que era más amiga mía que yo de ella, y que tenía pruebas. Pero yo tenía mis razones: quería que me explicase por qué no contestaba mis llamadas telefónicas.
  
No lo negó, y tuvo la desfachatez de decirme que recibió mis llamadas en el contestador, pero que no le apetecía hablar conmigo. Fueron cuatro las veces que insistí. No estoy enojado con ella porque no quiera hablar conmigo, lo estoy por el hecho de no haberme devuelto las llamadas.

Así, sostuvimos el debate apoyado en la falta de sintonía, la misma que desde hace tiempo mantenemos. Creo que se nos está yendo la amistad para siempre.

El desamor desnuda lo peor del comportamiento humano; todos queremos tener razón, pero solo uno la tiene si la tiene. Evitaré desde ahora, aunque me duela, llamarla sino me llama. Y si me llama no le contestaré la llamada. Creo que le di amistad sin ser candidata siquiera. Sin embargo, más me preocupan sus ojos negro azabache y su mirada decidora. Nunca perderé la esperanza de tener algo con ella.

Aunque parezca que la he perdido para siempre tal vez no sea del todo cierto porque no ha perdido su hechizo. Y a mí solo el amor me ha vencido en esta vida. (Resucitaremos algún día si tú quieres, aunque nos cueste la vida).

domingo, 27 de mayo de 2012

Nostalgias de un esplendor de cariño

La impronta del misterio está en el camino, y basta con abrir un sueño para despertar una sorpresa. El tiempo se encoge gradualmente y aparece el desaliento. El desaliento es un arma del diablo. También el miedo, ese temor que nos convierte en seres inseguros. Las limitaciones propias de cada cual porque no sabemos, y las que nos imponen los demás es desaliento, y más cuando nos dicen "así es la vida". A veces nos empeñamos en que las cosas sucedan cuando y como queremos.
 
La sencillez del caminante permite cotejar los conceptos y captar sin esfuerzo la armonía capaz de regar con sinceridad los corazones de su colindancia. Lo importante es tener el corazón y la mente abiertos para dejarnos envolver por la magia del camino y así salir victoriosos en la carrera por la vida. El caminante camino, el amor que deja un aura luminosa cuando transcurre con las virtudes poseídas de la amistad. Amiga íntima, del alma amiga. Era la mujer de la sonrisa perenne que a cada cual le entregaba parte de su fuerza espiritual en el saludo. Cada paso que daba era un instante de voluntad y cada obra digna de ser apreciada de acuerdo a los valores fundamentales en todo su esplendor.

Se ha ido sin irse, se ha alejado de mí sin decir, y he sentido en el alma un rapto eterno como una congoja impresa en la profundidad del sentimiento. Todo se pierde con el tiempo, porque el olvido... el olvido, la sombra capaz de cubrir el camino; pero el amor crea hitos cuya señal tiende a traspasar las puertas de la realidad.

Hoy, ante la adversidad me consuela su recuerdo que está lleno de afectos, de aroma sutil, de miradas, de rutilantes impresiones: Nostalgias de un esplendor de cariño.

(Pedir amistad es demasiado cuando se ama).

sábado, 26 de mayo de 2012

Mis seis neuronas

De esta historia apenas tengo conocimiento; desconozco si estaba soñando o ausente. Ocurrió hace tres noches y lo cierto es que nunca estuve tan relajado. Desde que mi Neuróloga me cambió el color de las pastillas soy otra persona. Dormir es una bendición. Y mis neuronas están felices. Hasta las pude contar: son seis. Mis seis neuronas. Yo creí que tenía más, pero no, solo conté seis.

Desde entonces mantenemos una relación estable. Claro que solo llevamos tres días; la cosa tiene que cuajar como en toda relación. Dado el buen rollo que mantenemos he programado mi vida de manera que, después de las doce de la noche, mi cara siga pareciendo natural incluso sugerente. Ahora logro superar el día sin catastrofismos: ¿qué pensará la gente de mi pueblo cuando me vean con la cara de los domingos a todas horas? Cavilo y maquino interesantes devaneos con la nada, incluso comprendo situaciones que antes no me decían. Duermo y me hago la siesta. Es maravilloso.

Si el tiempo lo permite, mañana domingo tengo pensado salir de casa, y confío que mis neuronas me acompañen con su buen humor: causaré sensación en el pueblo.

Como son pocas, y para identificarlas les puse nombre. Una parece que se le detecta un punto de sabiduría: la llamo Esperanza por si alguna vez me contagia.

Otra se acomoda en cualquier recoveco con su energía reciclada, la llamo como a mi mascota que solo ronca y duerme.

La primera en desconectarse ante lo inesperado he decidido llamarla amiga para que se anime. A poco que me descuido empieza a segregar nostalgias a modo de tragedias insuperables.

Quedan tres: la cuarta fue la quinta antes de que la sexta se enamorase de Melendi: epilepsia, la llamo. La cuarta es un contador fuera de revoluciones, es la que provoca mi ira, la llamo Iberdrola. Y la quinta es tan tímida que le digo sentimientos. Se lleva muy bien con las otras y es la primera en soltar una lágrima cuando en un descuido de la María me voy. Es la que más me quiere.

Sin embargo, las seis no tienen otro cometido que conspirar contra mí exigiéndome, como si fuera Satanás, la gloria en los infiernos y que el cielo sea pasto de las llamas.

viernes, 25 de mayo de 2012

Una joven de fucsia vestida

De aquel día recuerdo, especialmente, a una joven de fucsia vestida que al cruzarnos se detuvo la brisa y se elevó el sol ante su mirada.

Cómo no iba a recordar... Y sonriendo guardo silencio mientras los demás con urgencia pedían una copa de vino. Uno no ha olvidado todavía ni aquella mirada ni aquellos ojos negro azabache.

Cómo no iba a recodar... Palpable y orgullosa realidad. Si existe un lugar en el mundo donde se respira el orgullo de ser como se aspira es en este pedazo de cielo. Sin embargo, aquel día la única nota discordante fue mi fracaso por no dar un puñetazo a la hipocresía reinante, aunque no pierdo la esperanza ni el momento para hablar mal de lo que está mal. Pero sigo en mi insistencia, improbable pero no imposible. Mientras tanto y llega el día, camino y busco atajos cada vez que puedo para celebrar aquel día. Una joven de fucsia vestida. (Ay, bolero, qué difícil bolero es olvidarte).

Hijas de la noche

Mi vida, que queriendo como no lo quise yo, quien se viene hoy a marchar. Pero cierto es que decir "ya no te amo" prolongó una despedida que elegiste tiempo atrás. Con ella me encamino en esta noche con luciérnagas, que se abre con las llaves de tu nombre. Fernando Delgadillo.

Llega el buen tiempo y las luciérnagas iluminan la noche con el permiso de la luna dejando al descubierto un secreto: un corazón enamorado más allá de una simbología poética que expande los sentimientos en la noche.
    
Las luciérnagas no son luces para iluminar el camino del adiós que lleva los sentimientos con harapos que las cubren.

Las luciérnagas son rayos de luna llena disipadas por el camino: Hijas de la noche.

Las luciérnagas existen para reconocer el final del camino, sin embargo, a veces queremos seguir a oscuras en busca de quien compartir algo más que el final del camino. Todos somos dignos de nuestros sentimientos.
     
Las luciérnagas copan el espacio de las interrogantes con su luz y van creciendo a la vez que se va acortando el camino... y la luz de su horizonte.
    
Al partir me dejaste tu sonrisa como una estela de tu impoluto sentimiento. Buscabas una disculpa para irte y me obligaste a decir "ya no te amo". Siempre mantuviste tu digna conducta en los diferentes escenarios de la vida, y tus principios hasta el atardecer de tu despedida. Toda la magnitud de tu ser. (¿A qué juegas, mujer? Alentar tu orfandad, justificar tu exterminio, son argumentos para acallar tus voces de pasión).

jueves, 24 de mayo de 2012

Misión cumplida

"Esta virtud no la pudo enseñar Platón, ni Sócrates, ni Aristóteles, quienes estaban lejos de ella".

Da pena y enfado ver a Esperanza Aguirre, enaltecedora de lo peor si hablamos de la convivencia cívica, generadora de malas intenciones, manipuladora de los sentires de una afición futbolística y un partido de fúrbol que le viene como anillo al dedo para desviar la atención ciudadana de sus descuidos contables de 2.000 millones de euros. Da pena y enfado ver a Esperanza Aguirre, mantenerse en sus trece hasta el punto de que el ex-gobernador civil de Asturias en tiempos de Franco y actual ministro del Interior Jorge Fernández Díaz, tener que salir en su defensa como buenamente puede en aras de la buena marcha del negocio que es de todos ellos. Da pena y enfado ver a Esperanza Aguirre... en fin, iré directo al grano: que Rajoy impida ese comportamiento indigno que son mentiras y son desmentidos a las dos semanas, como con el horario de veinte horas de los maestros madrileños cuando ya el daño estaba hecho.

Sin pensar ni querer

"El Congreso de los Diputados convalidará hoy la reforma laboral que el Gobierno aprobó por decreto ley". EFE. En eso estamos, y en todo lo demás.

Porque hoy es uno de esos días que las calles están mojadas sin haber llovido. Porque seguimos sin resolver asuntos fundamentales: la educación, la sanidad, la minería del carbón, la reforma laboral. Estado de Bienestar. Porque el tiempo para nada ayuda, tic, tac, tic, tac, escribiré de mala gana. Pero nadie merece tal ofensa, así que escribiré de los señores dueños de los partidos políticos y sus políticas aunque duela. No niego que en política ocurran cosas imprevisibles en cualquier circunstancia. Entonces, el político avispado que va dos pasos por delante sabe reaccionar urgente y atajar de manera efectiva los contratiempos considerando el bien común. O el mal menor. El político ha de prever y saber controlar las situaciones que se producen y siempre estar dispuesto a decidir con sosiego y afrontar con decisión desde la lucidez consciente de que, en todos los ámbitos de la vida pública, lo más importante es ser ecuánime. Esta palabra por sí misma es significativa, y ha de mantenerse imperturbable a pesar de los pesares, de los futuros resultados electorales, quiero decir.

El buen político no se doblega ante la certidumbre ni la incertidumbre. El buen político tiene visión clara de las cosas. El buen político obra correcto. El buen político hace política que implica la sabiduría que en todo momento es esencial, y, así, la aplica a los contratiempos que surjan. El buen político resuelve sin vacilar los contratiempos... nunca los crea.

Vivimos tiempos penosos para la sociedad. Y el gobierno no está a la altura de las verdaderas necesidades del pueblo. Al contrario, permite ingerencias ajenas a nuestros intereses. El ego del gobierno. Ego siempre desmesurado que crea conflictos, tensiones, descalificaciones, resentimientos y más pobreza. Es un fuego cruzado de arrogancia y prepotencia, de vanidad y orgullo desmedido. El ego, el superyó de Freud que genera el infortunio del pueblo por decreto ley. Es cuestión de cintura política: pensar lo que hacer compartiendo responsabilidad; de compromiso con el cargo: respeto ciudadano. Y tal vez de humanidad.

"En España, de cada diez cabezas, nueve embisten y una piensa". Antonio Machado.

miércoles, 23 de mayo de 2012

La salud

Es cierto y no lo que escribí esta mañana. Lo cierto es que fui al médico, y lo incierto que no fue psiquiatra sino neuróloga. (Supongo que una psiquiatra me da más juego que una neuróloga). Ellas no saben que de cuando en vez escribo sobre ellas, aunque llevamos años viéndonos a escondidas, como el bolero. Una solo me habla y le contesto que por favor no me deje ir. La otra no me dice, solo me mira, y la llamo la dama que vela mis sueños. Esta mañana escribí lo que sentía, como casi siempre, quería ver (imaginar) simplemente mi ataúd bajar.

El gran drama del humano ser no es dejar de creer en un dios cualquiera sino dejar de estar sano. Esta crisis nos lleva a una situación de desamparo total. Un mundo globalizado que adora una cuenta de resultados ha dejado de creer en la salud. Hablo desde los años altos de mi vida, y digo que la mitad de la gente se muere de pobreza y de enfermedad (perdón por la redundancia) y la otra mitad de melancolía, de soledad mal llevada, de un espíritu enfermo. Es angustia la que sentí esta mañana en el Centro de Salud. Árbol sin fruto, noche sin luna, mar sin estrellas, barco sin velas... La salud.

Sin palabras ni amores verdaderos, solitarios y repletos de experiencias, a los viejos la muerte nos acecha con la posibilidad de que nos abrace cualquier día. Sin esperanza, con besos sin amor y abrazos ni ternura. Sin bandera, ni héroes, ni dioses, sin patria que defender ni patriotas que honrar... La salud.

Porque el olvido; ay, el olvido, incapaz de encontrar camino. Hoy me encuentro más viejo y triste, más pesimista que nunca. Adónde iré yo que desdeñé por ignorancia la poesía e hice burla del amor, del fundamental y único amor, de la nostalgia por lo perdido, de los hijos idos; ay, los hijos idos, descuido de los años vividos cuando apenas era un padre inocente. (Esta legislatura es de color gris, como la vejez, así que pido un poco de silencio por lo que pueda pasar).

Agradecimiento póstumo (¡lagarto, lagarto!)

"Teméis todas las cosas como mortales y todas las deseáis como inmortales". Séneca.

En mi vida he expresado las condolencias a muchas personas ante la muerte de sus seres queridos. Pero hoy, después de visitar a mi psiquiatra y decirme de manera preocupante acerca de mi salud mental, he podido comprobar que no se tiene plena conciencia de la magnitud de la pérdida mientras no se viva la experiencia de la muerte en propia carne.

Creemos estar preparados para un acontecimiento que todos proclamamos natural pero que únicamente pone de manifiesto toda su dolorosa dimensión en el momento de producirse. La profunda pena del momento es mitigada cuando se tiene el privilegio de haber disfrutado de la vida desde el mismo instante de haber nacido. Ahora, en los años altos de mi vida, es tiempo de experimentar sensaciones entrelazadas con palabras que tengan resultados imprevisibles. Jamás pensé que pudiera existir una herramienta con el poder de expresar o crear sentimientos, incluso suscitarlos como la palabra. Quiero dejar constancia sin importar qué peligros me acecharán, y llevaré conmigo todas las palabras que pueda dentro de mi ataúd, aún siendo conocedor del peligro que correré al llevar a un lugar desconocido una herramienta tan poderosa. De ahí que esta carta, sino de despedida, es de inmensa pena, y me gustaría que estuviera a la altura del mensaje. Quiero que quien la lea me recuerde, aún sin conocerme, porque yo así lo haré, y llevaré en el corazón a quien pierda un minuto de su tiempo en leerla, al menos mientras dure el tránsito. Lo prometo y mantendré la promesa ante mi propio cadáver. Y ahora no quiero parecer interesado ni aburrir con sentimentalismos de viejo temeroso de lo desconocido, pero agradecería que llegado el momento, alguien rezara por mi alma. (Una amiga de antes me dijo que a los muertos hay que rezarles una oración). A pesar de que yo nunca creí en nadie que no fuera de carne y hueso, a no ser un te quiero enamorado de quien me amó.

Confieso que me resultará difícil expresar la satisfacción que me producirá ver desfilar ante mi féretro a tantas personas al enterarse de mi muerte, así que quizá no diga nada. (Me gustaría que supieran disculpar el momento). Estoy seguro que todas se explayarán en elogios hacia mí. Muchas gracias. En fin, este agradecimiento póstumo no lo dice todo, pero es a quien lo lea a quien corresponde decir el resto.

martes, 22 de mayo de 2012

Sigo con la esperanza, las utopías y los sueños

Estamos jodidos. Pero no perdamos el valor de las cosas ni la visión de futuro. Es sinónimo de esperanza.

La palabra cuenta.
   
El hombro en el que te apoyas. El abrazo amigo. El respeto por la palabra dada. La mano que te da.

Así es la vida al borde de tu escote. Amor y santa poesía a cada paso que doy. La noche desvelada por ti en el banco del parque. Tu risa y tu sonrisa. Tu pelo negro rizado. Tu mirada decidora. Tus labios de miel.

Cuando me dices que quieres con un corazón en caída libre. Cuando descubro el día a tu lado. Cuando miramos la lluvia caer detrás de los cristales abrazados. Cuando te confundo con el paisaje de mi vida. Cuando defiendes mi credibilidad.

Un nuevo día es un milagro para creer. (No nos dejemos confundir).

Un gobierno democrático

"Después de la tempestad viene la calma... dependiendo de las consecuencias".

Mi amigo me está enganchando a las preguntas y respuestas. Es un juego infantil.

-¿Cuál es la esperanza que debemos defender hasta la extremaunción, ante la indecencia que hoy lesiona el decoro ciudadano más elemental? ¿La esperanza del respeto institucional, quizá?

-La esperanza de que algún día, superada la vergüenza, podamos exhibir orgullosos lo que hoy no podemos: Un gobierno democrático.

A examen (prólogo de exacción)

Vale, pero que sepas que no estoy de humor así que seré breve. A la pregunta:

-Supongamos que una editorial decide que tu vida es un buen argumento para una novela y te consulta. ¿A qué escritor contrataríais para contarla? A ti.

-¿Cómo se detecta una traición? Pena que me hagas la pregunta y la contestes.

-A estas alturas de la película, cuando las palomitas ya dejan el fondo muy cerca, ¿sabes ya en qué se diferencia un sueño de un deseo? En el "Nodo".

-Un ejercicio de ciencia ficción que no sirve para nada, pero puede resultar divertido: imagina que durante un día entero dices la verdad a todo el mundo, toda la verdad y nada más que la verdad. A tu familia, a tus jefes y compañeros, a tus amistades, a los vecinos, a ti mismo... Y después de lanzar las andanadas de sinceridad, miras a tu alrededor. ¿Cómo quedaría el paisaje después? ¿Demasiado solitario, quizá? Desolado tal vez.

-¿Recuerdas el primer roce que te hizo estremecer? Sí.

-Si fueras un cuadro, ¿cuál te definiría a la perfección? "El grito", de Edvard Munich.

-¿Qué banda sonora pondrías al momento más feliz y al más triste de tu vida? "Lo que el viento se llevó", de Max Steiner

-¿De qué novela te gustaría que hicieran una segunda parte? "Sabor a hiel", de Ana Rosa Quintana.

-¿Sufriste algún castigo en la infancia que te fuera útil? Como complemento directo: ¿algún episodio de tu infancia sigue influyendo en tu vida actual? Sabes que pagaría lo que no tengo para que nadie me recordara mi pasado.

-¿Tenías amigos invisibles? ¿Qué fue de ellos? No.

-¿Sabes cuál fue el primer amor de tus padres? No.

-Si abrieran una perfumería de recuerdos, ¿qué aromas comprarías? Solo el de la amnistía.

-Sabías dónde te metías, pero, aún así, seguiste adelante. ¿Valió la pena? Sí.

-Ésta es de revista para leer en la consulta: ¿con qué animal te identificas y con cuál te identifican? Con un sabueso de dentadura débil.

-¿A quién tienes alergia? A Rajoy.

-Ahora que no nos oye nadie... ¿qué defecto cultivas con esmero cada día? El dolor de cabeza.

-Tu estado actual: ¿on, off o standby? En espera supongo.

lunes, 21 de mayo de 2012

El País es un diario subversivo

"Rajoy se aferra a los decretos y gobierna al margen del Parlamento". El País.

"Revitalizaremos el Parlamento utilizando los procedimientos de debate y la actividad de los diputados y senadores. Recuperaremos el sentido constitucional del decreto ley". Eso dice hoy El País que decía el programa electoral del PP de las pasadas elecciones. No lo entiendo. Qué tendrá que ver el programa electoral del PP cuando estaba en la oposición. Y a quién importa el programa electoral del PP si ahora está en el gobierno. Ahora solo importa el desempleo, la sanidad, la educación, el Estado de Bienestar. Lo que teníamos hace cinco meses. Qué programa electoral del PP. Pero sigue:

"Cinco meses después de tomar posesión, Mariano Rajoy ha convertido en decreto casi todo lo que ha tocado. Solo ha dejado de tramitar como decretos las normas que expresamente están excluidas de este procedimiento. Así, de los cinco proyectos de ley que han llegado al Congreso en esta legislatura, tres eran leyes orgánicas y otro era el de Presupuestos. Es decir, solo una norma susceptible de ser convertida en decreto se ha escapado".

El País solo quiere hacer daño al PP con su memoria histórica. Y recuerda, como si viniera a cuento, que La Constitución establece en el artículo 86 que los decretos pueden utilizarse "en caso de extraordinaria y urgente necesidad" y limita los asuntos que pueden regular, de tal forma que es una vía para legislar casi excepcional.

El País es un diario subversivo. A pesar de que hay quien piensa que este país ya no merece el nombre de país sino de sepultura. Pero sucede que éste es un pueblo que mantiene irrenunciable la esperanza de un futuro mejor. A Pesar de los Pesares, del PP, quiero decir.

Paco

El de soslayo de hoy es un homenaje a la mirada franca, a la humildad, a la honradez, a la amistad. Me lo dijo mi hija Patricia, y ahora también lo digo yo. Hablo de Paco o Francisco. Y animo a las personas que lo conocen que se sumen a este reconocimiento y, sobre todo, que de manera clara e inequívoca, dejen constancia escrita de la verdad de Paco o Francisco. (En adelante Paco).

Se debe admitir porque sí que hay personas difíciles de querer. Son personas cuyas acciones, palabras o actitudes hacen que nos resulte difícil entregarnos a ellas. Y reaccionamos negativamente porque interpretamos por su forma de ser que no son de fiar. Sin embargo, nadie sabe las motivaciones que hay detrás de esas personas para que obren de mala fe, por decir. A veces ni siquiera ellas mismas lo saben. Hay personas que pueden detectar un comportamiento tóxico y cortar de raíz una relación antes de que llegue a consolidarse. Aunque tengo la impresión que son los menos. La mayoría nos dejamos embaucar ignorando las señales de peligro hasta que están dentro de nosotros y las opciones tanto de quedarse como de irse son las mismas, y se pueden llegar a convertir en una verdadera tortura (tengo ejemplos). Sería admirable si de manera espontánea y natural, pudiéramos confiar sin reparos a la vez que estimar, apreciar, querer, a cualquier persona que se nos cruzara por el camino. Hablo de amistad. De esa amistad ligada al apego que nos hace sentir que la persona es "nuestra" sin conocerla; que nos lleva a sentir que no hay "peligro" ni diferencia, que somos iguales. Alguien como Paco que apenas conocía y casualmente ayer compartí unas palabras apresuradas con él. Que me disculpe la RAE si quiere por tanta redundancia, o mi pueblo, que es vecino. Paco es de esas personas que delatan la amistad a primera vista sin ningún género de dudas. Si un día se encontraran con él, sepan que es persona de fiar, basta mirarle a los ojos: no hay fraude en su mirada.

Sin Dios, ideologías, amores, utopías, sin un Paco amigo qué sería de nosotros. Sin nada de eso, sí que seríamos pobres de verdad, tanto que, por no tener, no tendríamos ni esperanza.

Paco: gracias por esa franca mirada. Y disculpa la intromisión, pero no estoy acostumbrado a gente como tú. Solo pretendo que se sepa.

domingo, 20 de mayo de 2012

"Na revolución d'ochobre de 1934"

He de dejar de leer libros de autoayuda, va en serio. Esta noche estuve dale y dale con esas personas que se ahogan en un vaso de agua. Son personas y no. No, no me explico, son más bien situaciones que mueven a personas a no saber qué hacer en un momento concreto. Y entonces viene el ahogamiento. Es miedo, inseguridad ante circunstancias que bloquean la mente. ¡Qué noche!. Si no me prometo a mí mismo estudiar el asunto en serio ni duermo. Ay, tengo suerte que soy fácil de contentar, sino vaya futuro más negro que me esperaría. Negro como el carbón de mi tierra asturiana que sin ayudas "al carbón", que no a los mineros, tiene los días contados. El carbón como mineral autóctono y su estrategia en el mercado energético. El fin de las cuencas mineras asturianas. 200.000 personas que dependen directa e indirectamente de la extracción del carbón están a las puertas del paro. Y sin alternativa de trabajo que es lo peor. El carbón es cultura en mi tierra y precisa un cambio de mentalidad. Las cosas están jodidas. Margaret Thatcher en 1985 acabó con la extracción del carbón de manera tradicional en el Reino Unido, que no a cielo abierto. Polonia está parecida a nosotros pero aún lo extraen, y a precio competitivo. Es otro nivel de vida. Y luego está el cambio climático, el dióxido de carbono (la disculpa). Se trata de cambiar una cultura de siglos que es mentalidad de ahora. Bajar a las entrañas de la tierra en la oscuridad más aterradora y trabajar como si no pasara nada es muy jodido, e imprime carácter. El grisú capaz de explotar por simpatía, y tantos otros gases todos mortales (tengo datos). Los mineros son una raza especial. Son héroes. Hay que buscar alternativas al carbón en una región de orografía singular: allí nunca se instalará una gran empresa ni regalándole el terreno, ni con exenciones fiscales, ni siquiera dejándoles fumar como en Eurovegas. Se irán, se tendrán que ir, no cabe la menor duda, la pregunta es a dónde.

Lo cierto es que el minero que no encuentra salida, obnubilado, ofuscado, nunca traiciona a su gente: es su familia, es toda su vida. La minería asturiana. (Quizá ya ocurrió). "Na revolución d'ochobre de 1934". (Recuerden).

El verdadero amor perdona

"Tienes todos los espacios inundados de tu ausencia, inundados de silencio, no hay palabras, no hay perdón. Tú me tienes olvidado, no respondes al llamado, no eches tierra a la palabra, me condenas a la nada, no me entierres sin perdón. El verdadero amor perdona, no abandona, no se quiebra, no aprisiona, no revienta como pompas de jabón. El verdadero amor perdona. Si el amor es verdadero no se quiebra, no abandona". Maná.

Al verdadero amor que perdona me apetece escribir esta mañana de domingo ahora que sé que Dios y María, la Magdalena, así lo quieren y lo han autorizado.

Hoy voy caminar por una de las calles que conducen a tu casa embadurnadas de malos recuerdos, de silencios y lamentos discordantes, y deseo con todas mis fuerzas encontrarme con una realidad capaz de aturdirme los sentidos, observar las acciones dignas y perseverarlas para acaso descubrir más allá de mis reprobables acciones, y toda esa marabunta de ejemplos inadecuados capaces de frustrar al más grande de los sentimientos.
    
¿Qué puedo hacer ante la fuerza obsesiva que me invade ante el conglomerado denso de comportamientos indeseables?
   
La comodidad conlleva a una incapacidad del pensamiento que atrofia el sentido común, paraliza la voluntad y hace crecer infravalores capaces de convertir al humano ser en autómata donde las decisiones están manipuladas y las metas contaminadas de oscurantismo.
    
Lo sobrio es parte del pensamiento que somete las situaciones seductoras. Yo culpable, pero mi culpabilidad merece una reflexión para no sucumbir al drama que produce la alienación mental capaz de formar clones sin autonomía marchando al compás de una voz hasta el síndrome esclavizante del deseo.
    
Los enajenados del amor también formamos parte de la vida. Aunque los versos del poeta son manantiales de sensaciones capaces de reflejar los más bellos sentimientos, nada es posible sin el perdón de la persona amada.

sábado, 19 de mayo de 2012

El doliente amigo del difunto

Considera que escribir es un privilegio al alcance de todos, a la vez que una gran responsabilidad porque la palabra es poderosa si quien la escribe lo hace con talento. Con la palabra se puede construir o destruir; se puede causar esplendor o inmundicias. Muchas son las veces que se utiliza sin que se ponderen sus efectos. La palabra corre y vuela, se hace parte del discurso y atraviesan las irreverencias. La palabra dice y es escuchada, pero no todo el mundo le responde o no le interesa su mensaje.

Está convencido que para escribir no hay que aislarse ni colocarse en un punto inaccesible del universo, olvidarse del mundo y dejarse envenenar por la palabra. Para escribir hay que estar dispuesto a aprender cada día de las experiencias y los libros; atrincherarse en los rincones de la reflexión y calarse de sentimientos humanos; detenerse a contemplar lo hermoso que se tiene al alcance y disfrutar de ello; acongojarse ante las injusticias, ante el amor y el desamor; deprimirse ante el óbito de la amiga; horadar el silencio y buscar en la oscuridad de la mente el germen creador. Para escribir hay que crear consciencia si no se tiene.

Dice que escribe cada día. Que cada día busca obediente la forma de hacerlo un poco mejor. Y aunque veces parece que susurra al poeta lejano, sabe que solo escribe a las puertas del silencio entre el escándalo de una realidad que tiene la virtud de ser escuchada y arrullada en la aislada madriguera de su mente.

Es lo que cree, y, sin dejar de pensar qué será eso del talento, escribe sin complejos. Porque escribir le llena de satisfacciones, le estimula y le encharca de paz el espíritu. Disfruta escribiendo, padece escribiendo. El día se encarga darle suficiente materia para escribir. Son dosis de inesperados acontecimientos de todas clases, y también la manera de sortear los malos y cobijarse en los buenos. Le hace feliz escribir. Por eso sostiene que descubrir su apetencia por la Literatura es lo mejor que le ha podido suceder en los últimos años. Para él la Literatura es el campo en el que se ejerce ampliamente la libertad y le ofrece infinitas posibilidades para la creación, para construir realidades dentro y fuera de la ficción. Afirma que escribir le ha enriquecido como persona, y el horizonte que le ha aportado ha contribuido a pinchar su imaginación y a conocerse mejor, incluso a los demás. Escribir le mantiene alerta sobre aquellas cosas que se le antojan interesantes para ser contadas. Y ha llegado al convencimiento que ya no puedo detenerse, que mientras más escribe más revitaliza su mente y amplía sus argumentos sobre lo hermoso que es vivir y compartir.

viernes, 18 de mayo de 2012

Un viernes de poco fiar

De cómo sobrevivir a un viernes de consejo de ministros: 1) Por la mañana salga a tomar aire fresco sin mirar a nadie que no sea una joven con la cara más alegre (los viejos damos pena); 2) De vuelta a casa, escuche música clásica, de Bach a ser posible; 3) Llegada la hora de almorzar, mastique lento y no se le ocurra encender el televisor; 4) Comparta la sobremesa con la familia y un café sin dejarles tocar "el asunto"; 5) Duerma la siesta sin prisas; 6) Dedique el resto del día a leer (nada de ensayo político). Después, y apenas sin darse cuenta, será sábado, otro día, a pesar de que aún será de noche. Pero será sábado, no se engañe. Eso sí, las consecuencias del consejo de ministros no las podrá evitar. (Otro día ya veremos qué hacemos con este asunto de evitar los viernes, con la democracia a golpe de decreto, quiero decir).

Es demasiado para un cuerpo tan frágil

La niña de mis ojos me acaba de decir que está atacada de estrés. Me llamó para decirme y me dejó preocupado. Mi hija Kristel es de esas personas de asuntos inaplazables. Y cómo duele. Siempre tiene algo que hacer que no puede esperar. El estrés. Son faenas, sobrecargas, y es la manera de enfrentarse a ellas que perjudican la salud. Es demasiado para un cuerpo tan frágil.

Así, a mi niña las preocupaciones se traducen en estados de ánimo que le impiden dormir y disfrutar de las cosas bonitas que el día le depara. La ansiedad que lleva a la pérdida de peso. "Cariño, te veo muy delgada, demasiado". La mente encierra demasiadas verdades inaccesibles para la ciencia. Mi niña de repente distorsiona la realidad. Confunde las cosas. Hecha culpas a quien no las tiene, desvía la verdad de su camino. Mi niña todo lo ve borroso esta mañana.

A veces no vemos la salida. Es que no sabemos la causa. Factores de riesgo, el estrés, esto es, personas impacientes con alto grado de competitividad; personas que se mantienen permanentemente en una actividad excesiva y con un sentido de la responsabilidad exacerbado. Trabajadores excelentes que acaban siendo pacientes del psicólogo. Llegado el punto de desencuentro con el sosiego, el psicólogo nos enseñe a llevar un estilo de vida diferente, más relajada, en donde el cumplimiento de las obligaciones diarias y la propia responsabilidad no signifiquen un perjuicio para la salud.

Que estas situaciones se den, debería llevarnos a reflexionar sobre el hecho de que, aunque lo parezca, estresarse no es la respuesta ante las muchas situaciones que tiene la vida laboral de abrumarnos. El saber manejar nuestros conflictos es un arte digno de estudiar cada cual a su manera. Tenemos que estar dispuestos a perfeccionar nuestro comportamiento ante el estrés porque nos va la vida en ello.

Detrás, suele haber una cuenta de resultados excesiva: ¿"Es eso cariño"? ¿"Es el listón demasiado alto"? Qué no saben que no se puede hacer más con menos personal. Unos ganan y otros pierden. El empresario es el que gana. Y quien pierde es el de siempre, el trabajador. "Tranquila, mi niña, tranquila".

Nada hemos aprendido

Se cumple una vida de lo nuestro y sin haber llegado el momento de sincerarnos todo acabó entre nosotros. Nada hemos aprendido. Es pues un buen momento para decirnos las verdades a la cara desde la reflexión y el sentido común.

Lamentablemente, como el mundo, nosotros entendemos más de guerras que de lenguajes, de asesinatos y de ajuste de cuentas que de amor y santa poesía. El futuro nos invitaba a fomentar la amistad con gestos y acciones sinceras en busca del verdadero amor. Pero todo apunta que no nos interesaba vivir esa pluralidad heterogénea. Se nos olvidó la importancia del diálogo. Hablamos mucho y escuchamos poco. Prometemos mucho y obramos poco. Ya no somos inocentes. Entonces, para este cambio, sin la duda que había en ti de mí, y en mí de ti, sobran las palabras. No más espíritu de reconciliación.

La verdad siempre fue la primera víctima en una relación de amistad. Sin embargo, lo que a mí me faltaba por aprender es que además de la verdad, otra víctima es el mínimo respeto. Vale entonces la incapacidad de ser sinceros.

A veces pienso si la amistad fue siempre una mentira y la traición una heroicidad. El desengaño, a la justa hora del olvido nos enseña lo peor que hay en nosotros. ¿Qué diría Freud de lo nuestro? Enemistados, nos hemos vuelto vulgares y cínicos: el amor siempre aplazado.

Una amiga habló de mí

Esta frase la he rebuscado esta noche en la Biblia; algún versículo, algo tiene que haber sino igual parecido que de sentido a esta frase; ha de estar por alguna parte, tal vez entrelíneas, pensé, pero la Biblia es enorme. Me entró el sueño. Me dormí. "Con el amigo no, joder, con el amigo no".

¿Por qué le hablas al olvido de mí? ¿Por qué le dejas entrar en tu memoria y arrasar con lo que queda? Conmovedora tu actuación, como si todo hubiera regresado, como si la despreciable historia del pasado estuviera ante nosotros resucitada. No somos nada... nada más.

Si tus deslices verbales no han sido descuidos, si fue premeditado permitir que el olvido sometiera a presión de acoso y derribo la amistad del amigo desde el chantaje familiar, ten por seguro que has finiquitado esta relación donde la sinceridad era siempre respetada a cualquier precio. Me duele, pero esta vez no voy a impedir que te hundas en tus mentiras. Tus pócimas de alquimista principiante no lo van a impedir. Es todo. El asunto es tan sencillo para mí como dormirme en tus sueños. "Con el amigo no, joder, con el amigo no".

jueves, 17 de mayo de 2012

Inmigrantes

El PP aprobó hoy en solitario los recortes en educación y sanidad, osease que, los inmigrantes irregulares pierden la tarjeta sanitaria y solo serán atendidos en urgencias.

-El rey de España don Juan Carlos I no es español, nació en Roma. La reina de España doña Sofía tampoco es española sino griega. ¿Y entonces? -Entonces nada, porque ellos son regulares... o tal vez legionarios. No sé. Lo cierto es que son reyes de España porque lo dijo Franco. Don Francisco. El generalísimo.
  
El humano ser es inmigrante y migratorio. Por eso ha poblado el planeta. Lo demás es racismo, xenofobia, discriminación... demagogia de la peor.

La mayoría somos normales y eso jode

No me puedo quedar con la duda. Vale que si lo dice la RAE va a misa. Pero creo, y va en serio, que un loco es algo más que un molusco o una persona desbaratada. No lo sé de fijo, pero por qué un loco no puede ser una persona que está bajo la idea fija de su mundo donde aparecen imágenes, historias y palabras al compás y al ritmo de sus satisfacciones. Por qué un loco no puede ser esa persona que se recrea en la creación, en la soledad, y aunque a veces la angustia le mortifique incesante, la intención, y más que ella, la misteriosa chispa de la imaginación que le permite perforar las intimidades de un mundo paralelo donde solo se juntan las vidas en armonía. Un loco, y eso sí que lo sé de fijo, no es un ser vulgar. Un loco es un verso, la prosa que a todas hora dice y muy pocos entienden. Un loco es alegría, también tristeza. La concatenación enajenante de la vida, el intranquilo estado de una espera imprecisa. Un loco no hace daño a nadie porque no es normal. Un loco es bendito amor, vasta mirarle a los ojos. Y si por decir fuera, me atrevería a decir que un loco es un poeta. Un poeta que sabe situarse en el punto exacto del cenit inaccesible a las personas normales, la intercesión donde se intercede a favor de lo humano. Un poeta, un loco capaz de dejarse envenenar por una mirada decidora. No todos pueden ser poetas o locos si es lo mismo. La mayoría somos normales y eso jode.

Loco

La RAE dice que loco es un "Molusco de carne comestible, pero dura, que se come guisado". Y yo eso no lo sabía. Pienso que uno nunca sabe lo suficiente. Qué no es malo morir sin saber por qué. Aunque a veces más vale no saber. Ay, no sé. Eso sí, en su primera acepción. Porque luego ya dice lo que la mayoría sabe: "Que ha perdido la razón". "Loco de atar". "De poco juicio".  "Disparatado e imprudente". "Loco perenne". "Loco a locas". "A lo loco". "Cada loco con su tema". En fin.

Cuando no se me ocurre nada de qué escribir, o se me ocurre pero ya acabé el cupo que me gusta dedicar a cada tema, repaso la RAE a ver qué encuentro: que si una palabra nueva, que si vieja pero nueva para mí, en ese plan. Yo, de toda la vida quise saber qué era un loco, pero no me atreví a preguntárselo a mi psiquiatra, y menos se me ocurrió mirar en el diccionario. Qué cosas. Era algo tabú. Miedo sino. Qué equivocado estaba, no se debe tener miedo a nada, y menos a un molusco. Que un loco era un molusco ni de soslayo. Un loco una ostra, un calamar, un caracol, etcétera. Hay que joderse.

miércoles, 16 de mayo de 2012

El cuento del lobo. (Ya no se fían)

"La palidez de una magnolia invade tu rostro mujer atormentada; y en tus divinos ojos verde jade se adivina que estás enamorada, anamorada". Agustín Lara.

Demasiadas malas noticias, demasiados dramas para un solo comentario; un diminuto coral, una solitaria desesperanza porque ni éramos tan honestos como creíamos, ni tan patriotas como alguna vez soñamos. El gobierno y Rajoy su presidente, los dueños de los partidos políticos, los banqueros y empresarios, los trabajadores parados, los trabajadores activos, y poco más representa el país que somos.

El suicidio es una torpeza de valientes inaceptable. Y la muerte lo sabe. Llevo años pidiendo un gobierno mártir, pero no hay manera. Como los gobernantes cuya audacia en la defensa del interés general llega hasta el punto donde no peligra su éxito electoral, así la situación socioeconómica que vivimos tan exitosa y celebrada como ruinosa.

La incompetencia de este gobierno es un buen ejemplo. Aprobamos por decreto la Reforma Laboral y nos felicita la UE pero nos niega su apoyo económico. Aprobamos por decreto los Presupuestos Generales del Estado y nos aplaude la UE por las medidas recaudatorias y los recortes pero la prima de riesgo sube. Aprobamos por decreto los recortes en educación y sanidad y nos dice la UE que estupendo, que es el camino, pero solo el camino, que la meta está más allá. Presentamos a la UE la cuenta de resultados de los bancos de nuestro país y nos exigen auditorias externas. Ya no nos felicitan ni nos aplauden en la UE cuando vamos con nuestros asuntos, solo nos dicen que lo nuestro es como el cuento del lobo. (Ya no se fían).

Más reformas, más recortes, más IVA y menos IBEX, otra subida de impuestos, una rueda de prensa sin periodistas, una entrevista en la COPE de Rajoy donde nos haga pensar con faltas de ortografía, bien vale una misa por los difuntos. Al fin, Dios siempre puede esperar, y además perdonar. (Por cierto, ayer paseaba como cada día sin desvelos, a pie, por tu calle, por tu casa, amor).

Éticamente este país huele a estiércol

Éticamente, nuestro país nunca había olido tan mal como ahora; ahora huele a caca de la vaca. Este país huele a estiércol. Pienso ahora en el dios del amor y la vida Mario Benedetti y sus sentencias: "Una cosa es morirse de dolor y otra cosa es morirse de vergüenza".

Partidos políticos que admiten militantes antisociales. Partidos políticos que no son capaces de reaccionar y salir de la basura porque ellos son basura y eso sí debería avergonzarles. Pero no. Familias desalojadas de sus viviendas con hijos huérfanos de padres y madres desahuciadas. Huérfanos con la única diferencia de que están vivos. Y pienso en las familias desahuciadas de este país sin trabajo como ejemplo de un país que éticamente huele a estiércol.

También éticamente huele a estiércol la iglesia de Roma que olvida de donde viene y a quien se debe: Servidor Él de los pobres, defensor de los desvalidos, un ser excepcional que a los suyos no pedía más que ser buenos y hacer el bien, lo demás es protocolo, ceremonial prescindible, hipocresía, apariencia. Hacer el bien y ser honrados para que nadie tenga que verse en estercoleros. O para que un cura de pueblo no se vea en la obligación de pedir al obispado la excomunión de políticos y banqueros citando a Santo Tomás: "Porque no se puede pedir prestado con usura ni cooperar con los usureros en sus injusticias".

Corruptos, lo que se dice corruptos siempre han sido los gobiernos, desde Mario Benedetti y su santa poesía hasta hoy. Sin embargo, la sociedad nunca había aceptado de tan buena cara y mejor gana al corrupto ladrón, al señor lavandero. A todos los prohombres de este país en sus fiestas sin gracia, oficio, ni talento. Nunca la prostitución del poder había recibido tanto apoyo de la propia sociedad. En este país se premia la corrupción. El dinero fácil, la evasión de capitales y el erario a repartir.

martes, 15 de mayo de 2012

La productividad en el trabajo

"Un estudio reciente revela que las personas que están felices en su trabajo producen más que aquellas que no lo son". (Copiado de un libro de autoayuda).

A cualquiera le parecería evidente, que es algo que nos dice el sentido común. Sin embargo, hemos de admitir que, como dijo don Miguel de Unamuno: "Hay gente tan llena de sentido común, que no le queda el más pequeño rincón para el sentido propio". Y yo añadiría, ni para el sentido figurado.

Cuando mi esposa me arrastra por los pelos (sentido figurado) hasta Valencia, y mientras ella y mi hija Kristel buscan y encuentran las mejores ofertas de las últimas tendencias de la temporada, yo las espero en una librería que hay cerca de la estación del tren. Y allí paso las horas a veces interminables... Es lo que me toca. Pero lo paso genial, va en serio. Están las estanterías abarrotadas de libros; huele a libros, ay. Y entonces cojo una silla y un libro de autoayuda (a voleo) y me siento el hombre más feliz de este mundo. Es lo mío. Es un placer leer un libro de autoayuda. Te psicoanalizas y puedes dejar de fumar, de beber alcohol, de llevarte mal con tu pareja, en fin, para cada imposible hay un libro de autoayuda que te dice que tú puedes. Pero algo no sabía hasta ayer: "que las personas que están felices en su trabajo producen más que aquellas que no lo son". Para troncharse de risa sino fuera un verdadero drama (sentido común). Estoy seguro que moriremos mucho antes de tener trabajo y comprobar si efectivamente la productividad en el trabajo está relacionada con la felicidad.

La gran ciudad

Señor, haz que no tiemble mi corazón cobarde, hazme fuerte. Porque no sé qué hacer para no ir, no sé qué más excusas tengo que dar para no ir. Por eso te imploro, Señor Dios mío Jesucristo. Hazme fuerte, o mejor, impide que mañana me lleven a Valencia.

Lo de arriba lo decía el domingo, y ayer lunes fui y lo padecí, porque fui, que ni Cristo, y hoy martes lo siento. Lo siento por mí y por ellas, personas todas con asuntos inaplazables, no me canso. Adónde creen que irán... Son personas con razones para sentirse felices o no, pero que todas se lamentan por la situación que viven. Son personas que, enfocadas en los porcientos, en cuánto les falta para llegar, no saben lo que les espera. Son personas que no saben a lo que se enfrentan ni a lo que aspiran. Son personas tristes que no saben que son felices por vivir de esa manera. Son personas negativas inmersas en una atmósfera que no hace más que perjudicarles la salud, además de la creatividad para sortear estos tiempos tan difíciles.
 
Yo no quiero ir a Valencia, yo no quiero salir de mi pueblo, yo no quiero saber a qué juegan las personas en la gran ciudad. Las prisas no son alternativa a estos tiempos tan difíciles. Se trata de analizar nuestro potencial preguntándonos qué podemos hacer para mejorar. Y luego perseguir las posibilidades que tengamos a nuestro alcance. Tenemos que organizar las ideas y crear un método de vida. Conocernos es fundamental para no apretar en exceso la soga, sí, porque lo que no existe no está ocurriendo, y si no es real no debemos angustiarnos por ello.

Tercer grado (interrogatorio)

Un periodista amigo me acosa con preguntas a modo de interrogatorio para que confiese mis desvelos, en especial los que tienen que ver con mi presente a la sombra del delirio. 

Pero resulta que, en los últimos años, no ha hecho otra cosa que educarme, enseñarme digo en el arte de la palabra; a defenderla y a amarla. Así, hoy, le dedico con buenas intenciones este alegato haciendo uso de mi derecho constitucional. Y siendo como soy hijo de pueblo ilustre declaro lo siguiente:

Aunque un periodista amigo se haya esforzado con vehemencia y mejor prosa en sus preguntas, la verdad es única: No puedo contestarlas con la mano en el corazón y tampoco con mi ordenador que me ordena (los dos vivimos el mayo francés y aún nos duele) porque no sabemos. Por eso, bohemios, mi ordenador que me ordena y yo, exigimos que medie en nuestro conflicto una dama en su poesía.

No puedo seguir faltando a la ley de derecho de autor copiando sus preguntas y contestándolas sin saber. ¿Por qué...? ¿En qué...? ¿A qué...? ¿Conoces...? ¿Te atreves...? ¿Te asusta...? ¿Te costó...? ¿Qué es peor...? ¿Cuáles...? ¿Qué pensamientos...? He de ser sincero porque creo que ya he tocado fondo.
 
Llegado este punto del alegato -ahora pongo la cara de los entierros-, aviso: no me dejaré amedrentar, si me sigue amenazando tendrá que responder ante los tribunales de justicia. Y para que se diga, y para que se sepa, advierto que sigo teniendo muy buenas amigas, que existen juezas hermosas con interminables piernas y abogadas cuyo argumento mejor es su mirada, o sea, que se atenga a las consecuencias. Yo no estoy solo. A mí no se me puede preguntar lo que no sé, y si digo que no sé no sé.

Tu última apuesta. Aquí, ahora: ¿doble o nada?

lunes, 14 de mayo de 2012

Roxana

Hoy lunes, y casi quince del mes de las flores, deslumbrado en mi orgullo, hablo de lo importante que eres para mí.

Escribo que una amiga me envió un e-mail de ofendido reproche. A esa amiga le debo una disculpa además de una explicación. Entonces le digo: Por olvidar extasiarme en tu ternura; por aparcar mis oídos en tus versos, en el borde del abismo de tu escote; por dormirme en el recuerdo de tus noches; por mandar al olvido tu adiós vencido, perdóname. Porque con tus reproches me duelen en el alma tanto o más que me asusta el olvido. Y deseoso por lograr tu perdón, recurro al convincente argumento del amor para decirte que amo tu recuerdo.

Digo que amo tu recuerdo, no por los paseos por la playa de San Lorenzo, las canciones de Víctor, beber buena sidra o por cantar "una" a la luz de la luna.

Digo que amo tu recuerdo, no por las tardes en el Molinón, ni las carreras en favor del orbayu, ni por tus minifaldas, o más bien por las de tus amigas.

Digo que amo tu recuerdo, no por el pasado lustroso del instituto donde aprendí a levantarme antes que el sol y algo más de lo que sabía de la vida. Donde te conocí y me enseñaste a sembrar amistades y plantar afectos.

Digo que amo tu recuerdo, no por las aguas bravas del Mar Cantábrico, el verde natural de nuestra Asturias querida, tu pelo negro de noche azabache, el salero de tus ojos verdes o por tu andar pausado que aún me acompaña.

Digo que amo tu recuerdo, no por la distancia que separan nuestros pueblos, ni por las banderas de nuestras naciones, ni por el penúltimo desengaño de amor casi olvidado, ni porque esté enamorado de ti.

Digo que amo tu recuerdo, simplemente porque allí, en Asturias, hace ahora mil años y un sueño fui feliz. Al fin, Rox, querida amiga, qué es la vida sin pasado, sin amores y un recuerdo, sin ilusiones. Sin esperanzas. Que es la vida sin una amiga como tú a quien echar en falta. Te quiero.

domingo, 13 de mayo de 2012

19 Mujeres Eternas

¿?

Mi vida no puede ser real...

"Sino todos somos culpables algunos somos testigos".

Acudo a este confesionario, que fin de cuentas es tan virtual como real, para apaciguar mi dolor y una tristeza que soy incapaz de definir. Quiero describirlo pero se escapa a lo inteligible para mí y flota más allá de la compresión de mis palabras. ¿Por qué tengo la necesidad de explicar algo que no puedo? ¿Será que lo considero necesario para entender el por qué de mi vida? Si pudiera explicarme... Si alguien leyera mis ojos... Para mí es una droga que atrapó mi voluntad para vivir de sus migajas. Mi vida no puede ser real...

Compartiendo su vida vivo una situación que nada me produce interés ni me satisface y caigo permanentemente en un adormecimiento enfermizo: es un desánimo total. Lo peor, levantarme cada mañana y sentirme naufragar en un mar inmenso sin tener dónde agarrarme; sentir que mi cuerpo se aletarga en un espacio oscuro y estrecho del que no puedo salir... Para hacer nada. Para sentirme más inútil e inferior. Oigo gritos, son sus gritos... me grita. Me doy cuenta del daño que me hace pero estoy atrapada entre sus miserias.

No es una persona serena, alguien en el que se pueda confiar, quien en un momento de debilidad cuando la incertidumbre te acorrala y no sabes qué hacer te de seguridad. Es un ser débil, débil y cobarde, solo demuestra fortaleza ante mí, solo haciéndome daño, solo despreciándome se siente alguien. Basura. ¿Podré algún día salir de este infierno y dejar de vivir sin esperanza y sin consuelo?

"Soñaba con el beso que la despertara de una realidad... incapaz de definir. Mujer Eterna". (Cuanto peor el sistema más leyes).

18 Mujeres Eternas

¿?

Un día amigo

Estaría bien proponer al calendario un día para la reconciliación. Un día amigo. Conviene recordar las malas acciones y los peores hechos y rendir cuentas a los amigos. Hablo en serio. Nos estamos alejando peligrosamente del camino de la amistad. Y tantas coincidencias no pueden ser casuales. Somos victimas de nuestros abusos. Sin venir a cuento rompemos una relación de amistad, o buscamos la peor excusa para romperla. El humano ser libre de compromisos víctima de lo que pudo haber sido y no fue. Una realidad que espanta. Todos y todas merecemos una vida más plena para vivirla y compartirla. Son fanatismos, intolerancias, conflictos, guerras que matan. Sea como fuere, quien haya creado este mundo no lo ha hecho con este fin, sino para disfrutarlo y recrearse en él; para vivirlo sin discriminación y estimulados por el amor, y la santa poesía para explicarlo. Esta sociedad tiene que despojarse del enfado contenido y volver a la verdad esclareciendo horizontes humanos. Cultura del dialogo. Medio ambiente. Y la familia, no me canso, la familia.

sábado, 12 de mayo de 2012

El éxito después de la muerte

Vivimos en medio de una onda expansiva que avasalla de manera asombrosa al ciudadano sin advertir las consecuencias. El éxito que se alcanza desestimando el comportamiento ético es falso y superfluo. La mayoría escondemos algo que suponemos, y que acentúa el individualismo y no nos deja prosperar en lo que respecta a la superación de nuestras propias carencias. En ocasiones somos más estúpidos de lo que aconseja la prudencia: no existe nada que nos confiere el permiso del dominio de todo. El verdadero éxito no utiliza engaños porque entraría en contradicción con su espíritu, porque sabe que una meta lograda de manera espuria destruye la confianza y el respeto hacia sí mismo. La ética, esa aplicación individual de los principios y valores morales en nuestras actividades, la desestimamos en pos de conquistas materiales que nos proyecta miserables ante la sociedad. El éxito conseguido pisoteando o relativizando los principios fundamentales quizás otorgue satisfacciones puntuales pero nunca trascenderá. Estamos muertos.

Silencio por las calles de Madrid

Rajoy (el centro derecha del sistema), seguramente hubiera rechazado la reforma de la banca, que no los recortes en Sanidad y Educación, ni las amenazas de Merkel ("¡eso es chantaje inaceptable!", diría). Rubalcaba (el centro socialdemócrata de la oposición), posiblemente hubiera expresado sus reservas sobre la aprobación de este engendro político y expresaría: "debemos tomar en cuenta lo que opina la mayoría de la gente". Aguirre (paradigma de la derecha), se hubiera hecho la interesante y manifestaría: "presidente, dales a entender que ya hablé de esto con el Papa". Pero no, hoy no es ayer, hoy toca el 15-M. Hoy toca lamentar que, 365 días después, todo sigue igual. Y a pesar de los pesares, los indignados, esta noche no podrán acampar en la Puerta del Sol, solo estarán reunidos hasta las diez de la noche desde las cinco de la tarde, según delegación del gobierno (ordeno y mando). Y, sino, carga policial (¡a las trincheras!). Nada de "Asamblea permanente", solo un minuto de silencio. Silencio por las calles de Madrid.

"Estos híbridos indefinidos que dicen ser nuestros líderes políticos no tienen vergüenza ni órbita entre las piernas". Eso es lo que piensa mi amigo Antonio José, que ayer me dijo que iba a Sevilla cueste lo que cueste, y duela a quien le duela. (Ojalá no sea mucho lo que te cueste y lo que te duela, querido amigo).

Porque fueras real

Porque para llegar a ti no tengo más que la palabra escrita,
y la calle es larga y oscura,
y la casa duerme en silencio.

Porque cuando te entreveo puede que no seas la misma
y se difumina tu imagen, y se pierde lejos, lejos, lejos...
o tu corazón está cerrado, o ha cambiado de inquilino,
y los sentimientos que hoy lo habitan son ancianos,
horribles de vejez y ciegos de mirada,
seniles de vida.

Porque sentirte palpable y viva en mis sueños,
como palpables y vivos son los sueños de los enamorados,
porque no llevaras tu corazón adentro,
tan adentro, demasiado adentro...
porque fueras cercana
porque no tuvieras dueño.
 
Porque la palabra escrita...
porque la distancia...
porque el silencio...
Porque fueras real.

Y si no eres real y solo persigo un sueño,
¿quiere eso decir que no existes
o tal vez no existo yo?

(El amor siempre estará más cerca de la verdad que de otra cosa. Aquí, en "de soslayo").

viernes, 11 de mayo de 2012

Test de estrés

¿Cuál es el estado actual de tu universo íntimo? ¿Agujero negro, tal vez? ¿Quizás un big bang? ¿Acaso una lluvia de estrellas? ¿O un choque de asteroides? ¿Demasiados planetas sin vida? ¿Galaxias en expansión? ¿Exceso de cometas fugaces?

¡Santísima que estrés!.

Vale, sí: confieso que lo hecho de menos... También que escribo, además, para sentirme útil. Me gusta que me lean. Sí, lo confieso. ¿Y qué? ¿Crees que puedo ofrecer algo interesante que interese a los demás? ¿Crees que algún día podré escribir un Best Seller? Qué no sabes que soy incapaz de seguir un guión, que cuando escribo más de una página acabo escribiendo en los márgenes porque me explota la cabeza... Cabeza, tronco y extremidades, ¿recuerdas? Eso me dijiste acerca de lo que debía tener un buen relato. Otra día me dijiste que los que escriben corto les cuesta escribir un libro. Está escrito. En fin, es peligroso vivir los años y darte cuenta que el intelecto te falla. A pesar de los pesares, y la mala hora, escribo a diario según mi entropía.

Un día me dijiste que llamara y llamé pero no estaba.
Un día colgué emocionado por algo que me dijo el que pasaba las llamadas.
Un día hablé con ella...
Un día le envié un e-mail...
Un día la volví a llamar, y sabes qué: res de res.  

Que la María bendiga mi ausencia.

Para mí el éxito fue recuperar la estabilidad emocional y aplicarme una justa sentencia. Ahora, en paz, la derrota ajena me envilece. Lo que quiero decirte es que aprendí la lección, y así no se puede ir a ninguna parte. Si volviera acabaría conmigo a la menor estupidez que me soltara. En fin. (Por cierto, me gusta este trueque de mensajes, seguiremos otro día si tú quieres).

¡Eureka!

... y entonces... y ahora, al ministro Gallardón se le ocurre llevar hoy al Consejo de Ministros para que lo aprueben la prescripción del delito fiscal que se aplica sobre una cuota defraudada de 120.000€ a 10 años desde los cinco actuales.

Ahora que Bruselas considera para España en el 2012 un déficit del 6,4% frente al 5,3% considerado por Rajoy, y que el desempleo se situará este año en el 24,4% y al siguiente en el 25,1%, Gallardón propone darse más tiempo para perseguir a los que defraudan 120.000€. O sea, ahora que somos más pobres que ayer y menos que mañana, irán por los grandes defraudadores... a no ser que antes se acojan a la amnistía fiscal, evidentemente. Esto alguien lo debiera explicar. A no ser que en realidad pretendan ir por los verdaderos defraudadores de este país: parados, pensionistas y jubilados que entonces lo entendería.

Susana

"Todas las almas que son discretas hacen lo mismo que las violetas".

Era tarde, tal vez fue ayer... ay, no sé, estos días... Cuando aprovechando que la lluvia daba una tregua, tomé la noche por aliada y decidí hacer camino por las rodadas resbaladizas que improvisan los carros: así me adentré en el campo. Y al cabo de un tiempo caminando la descubrí entre unos naranjos. Era una mujer desgarbada, flaca, rondando los cuarenta, con ojeras que delataban que llevaba varios días sin dormir y con una flor de azahar entre las manos. Calada hasta los huesos, la mirada perdida, desprotegida, tuve el impulso natural de ayudarla. Pero su porte… aunque no la creí capaz de hacerme ningún daño me intimidó. Así que con su imagen grabada en mi mente continué haciendo camino. Luego de un trecho pensé que no había hecho lo correcto en irme sin interesarme por ella, debía hacer algo para ayudarla, entonces volví por mis pasos. Seguía en el mismo lugar que la había dejado con la flor de azahar entre las manos, igual que la vi por primera vez; y volví a quedarme paralizado y solo pude preguntarle qué le ocurría. No me contestó, tan siquiera me miró, y me fui de su lado pensando que ojalá la María le ofreciera la ayuda que yo no le supe dar. Con pesar llegué a casa y me puse a pensar en aquella extraña mujer que tanto me impactó, y recordando su figura pensé que si no estaría en lugar equivocado, si un campo de naranjos no sería su realidad y fuera una ninfa de la naturaleza que solo se la puede ver amparada en la noche desvelada... Fue cuando me di cuenta que no era azahar la flor que tenía entre sus manos, que aquella flor era una violeta. Me dije que era raro que donde reina el azahar llevara una violeta entre las manos. Luego me di cuenta que las violetas no son flores corrientes, no son flores para presumir. Las violetas son flores muy discretas, necesitan tiempo, cariño y una sensibilidad especial de quién las mire para darse a conocer. Las violetas no se entregan a quien no sea capaz de ver más allá de su mirada. Estoy seguro que no la dediqué tiempo para ver en ella algo más que su triste figura, tiempo para apreciar su interior, su verdad, su alma.

¿Por qué las violetas ocultan su belleza bajo la hierba?

jueves, 10 de mayo de 2012

Tal que así

Cambalache

Que el mundo fue y será una porquería
ya lo sé...
(¡En el quinientos seis
y en el dos mil también!).
Que siempre ha habido chorros,
maquiavelos y estafaos,
contentos y amargaos,
valores y dublé...
Pero que el siglo veinte
es un despliegue
de maldá insolente,
ya no hay quien lo niegue.
Vivimos revolcaos
en un merengue
y en un mismo lodo
todos manoseaos...

¡Hoy resulta que es lo mismo
ser derecho que traidor!...
¡Ignorante, sabio o chorro,
generoso o estafador!
¡Todo es igual!
¡Nada es mejor!
¡Lo mismo un burro
que un gran profesor!
No hay aplazaos
ni escalafón,
los inmorales
nos han igualao.
Si uno vive en la impostura
y otro roba en su ambición,
¡da lo mismo que sea cura,
colchonero, rey de bastos,
caradura o polizón!...

¡Qué falta de respeto, qué atropello
a la razón!
¡Cualquiera es un señor!
¡Cualquiera es un ladrón!
Mezclao con Stavisky va Don Bosco
y "La Mignón",
Don Chicho y Napoleón,
Carnera y San Martín...
Igual que en la vidriera irrespetuosa
de los cambalaches
se ha mezclao la vida,
y herida por un sable sin remaches
ves llorar la Biblia
contra un calefón...

¡Siglo veinte, cambalache
problemático y febril!...
El que no llora no mama
y el que no afana es un gil!
¡Dale nomás!
¡Dale que va!
¡Que allá en el horno
nos vamo a encontrar!
¡No pienses más,
sentate a un lao,
que a nadie importa
si naciste honrao!
Es lo mismo el que labura
noche y día como un buey,
que el que vive de los otros,
que el que mata, que el que cura
o está fuera de la ley...

Cambalache, tango demasiado optimista de Enrique Santos Discépolo, genial compositor que no alcanzó a vivir el siglo 21, pero pudo advertirlo, tal que así, en el inconmensurable espacio de su imaginación.

La bendita gloria

"La gratitud no solo es la más grande de las virtudes, sino que engendra a todas las demás". Marco Tulio Cicerón.

Te echo de menos porque me faltan tus ejemplos, tu entrega, tu fe. Y me sobran ingratitudes. Tú bien sabías que las cosas "para ser posibles no tienen que ser probables", como improbables eran tus sueños... Mira sino cómo te ha salido la jugada. Mal que nos pese, a paso lento, arrastrando penas, padeciendo olvidos, soportando silencios, celebrando decepciones... Pero es cierto, no solo tú ibas por mal camino... Y nos seguimos yendo, aunque la impunidad siga siendo una fiesta y la dignidad se nos vaya de las manos. Tú que me regalaste la confianza y la utopía, ahora que tus esperanzas de loca trinitaria son asuntos del pasado, más te echo de menos. Me enseñaste a creer en tus sueños, en una mañana de besos y bendito amor. Y tú que me invitaste a creer en un futuro de amor; tú que lo eras todo para mí, ahora te inventas una mala excusa para morirte. Pues te digo que, con Dios a tu lado, la María y yo vamos para allá. (Algo parecido a esto debe ser la gloria. La bendita gloria).